• italy
  • england
  • spain
  • germany

Fiesta Litúrgica de la Beata M.Isabel Hesselblad

04 de Junio, fiesta litúrgica de la Beata M. Isabel Hesselblad

BEATA MARIA ISABEL HESSELBLAD VIRGEN

Beatificazione Maria Elisabetta

La Beata María Isabel Hesselblad nació en Fåglavik, Suecia en 1870. Bautizada en la Iglesia luterana, adhirió más tarde al catolicísimo. Siguiendo el ejemplo de su connacional Santa Brígida se estableció en Roma en la antigua casa de la Santa Sueca, emprendió, con la aprobación del Papa Pío X, la fundación de la Orden del Santísimo Salvador de Santa Brígida. Murió en 1957. Resplandeció por las virtudes religiosas y su ardiente deseo de orar y trabajar por la Unidad de la Iglesia, especialmente por las naciones del Norte de Europa. Fue Beatificada por el Papa Beato Juan Pablo II el 9 de abril del año jubilar del 2000.    

ANTIFONA DE ENTRADA

Ven, esposa de Cristo, y recibe la corona
que el Señor te ha preparado para toda la eternidad.  

 

COLECTA


Dios omnipotente y misericordioso, que por medio de tu Espíritu guiaste la Beata Madre María Isabel Hesselblad, siguiendo las huellas de Santa Brígida a la plenitud de la verdad católica; concédenos, por su ejemplo y su intercesión, amar ardientemente a Cristo Crucificado y donar la vida por la unidad de la Iglesia.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que es Dios,
y vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén.

 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, la humilde ofrenda que te presentamos reunidos en el recuerdo de la Beata María Isabel, virgen, y por el santo sacrificio de Cristo tu Hijo transfórmanos en ardientes apóstoles de tu amor. 
Por Cristo nuestro Señor.

 

PREFACIO

El Señor esté con vosotros. 
Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón. 
Lo tenemos levantado hacia el Señor

Demos gracias al Señor, nuestro Dios. 
Es justo y necesario

En verdad es justo y necesario que te alaben, Señor, tus creaturas del cielo y de la tierra. Porque al celebrar a los santos que por amor al Reino de los cielos se consagraron a Cristo, reconocemos tu providencia admirable, que no cesa de llamar al ser humano a la santidad de su primer origen, para hacerlo partícipe, ya desde ahora, de la vida nueva que gozará en el cielo, por Cristo, Señor nuestro. Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:
Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

ANTIFONA DE LA COMUNIÓN


La virgen prudente
escogió la parte mejor,
que no le será quitada. Cfr Lc 10,42
 

DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor Dios nuestro,
por la fuerza misteriosa de este banquete eucarístico,
al que hemos participado en recuerdo
de la Beata María Isabel Hesselblad,
concédenos la victoria sobre el pecado,
la salud del cuerpo y del espíritu,
y la gloria eterna en tu reino.
Por Cristo nuestro Señor.

 

PRIMERA LECTURA


Del libro del profeta Oseas
2, 14-15.19-20 (Hb. 16-17.21-22)

Así dice el Señor:

Yo la seduciré, 
la llevaré al desierto 
y le hablaré a su corazón.
Allí, ella responderá 
como en los días de su juventud, 
como el día en que subía del país de Egipto.

 Yo te desposaré para siempre, 
te desposaré en la justicia y el derecho, 
en el amor y la misericordia;
te desposaré en la fidelidad, 
y tú conocerás al Señor.

Palabra de Dios.

 


SALMO RESPONSORIAL


Dal salmo 44
R/ He aquí el esposo que viene, vayamos a su encuentro

Escucha, hija, mira: inclina el oído,
olvida tu pueblo y la casa paterna;
prendado está el rey de tu belleza:
póstrate ante él, que él es tu señor. R/

Ya entra la princesa, bellísima 
vestida de perlas y brocado;
la llevan ante el rey con séquito de vírgenes.    R/

La siguen sus compañeras,
las traen entre alegría y algazara;
van entrando en el palacio real.      R/

O bien en el tiempo pascual

Del libro del Apocalipsis de San Juan Apóstol

3, 14.20-22

Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré y cenaré con él, y él conmigo".  Al Vencedor lo sentaré junto a mí, en mi trono, del mismo modo que yo después de vencer me senté junto a mi Padre en su trono.

El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.  

SALMO RESPONSORIAL


Del salmo 22

Rit.\ Dichosos los invitados a la cena del Cordero,  
o bien:

R/: Aleluya, Aleluya, Aleluya.
El Señor es mi pastor:
nada me falta;
en verdes praderas me hace reposar,
me conduce a las aguas tranquilas.
Me guía por el sendero justo,
por amor de su nombre.     Rit.

Aunque pase por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú estás conmigo. 
tu vara y tu cayado me dan seguridad.   Rit.

Tú preparas ante mí una mesa
frente a mis enemigos; 
unges con óleo mi cabeza. 
y mi copa rebosa.         Rit.

Tu bondad y tu gracia me acompañan  
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor 
por años sin término. Rit.

SEGUNDA LECTURA

De la segunda carta de San Pablo apóstol a los Corintios
12,31-13,13
Hermanos: aspiren a los dones de Dios más excelentes. Voy a mostrarles el camino mejor de todos.

Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que bronce que resuena o platillos que aturden. Aunque tuviera el don de profecía, penetrara todos los misterios, poseyera toda la ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo, si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es comprensivo, el amor e servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es mal educado ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. El amor no pasará jamás.

Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido. Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas es la caridad.

 Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

(1Jn 4,12). R/ Aleluya, aleluya

Dios es amor:
si nos amamos unos a otros,
Dios permanece en nosotros
y su amor en nosotros llega a su plenitud.  

R/ Aleluya, aleluya. 


En Cuaresma:
Honor y gloria a Ti, oh Cristo, rey de eterna gloria

EVANGELIO

 
Del Evangelio según San Juan
17, 20-26

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo, diciendo: «Padre Santo no te ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su palabra, creerán en mí. Para que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno yo en ellos y tú en mí. Para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me amaste a mí. Padre, quiero que los que tú me diste estén conmigo donde yo esté, para que contemplen la gloria que me has dado, porque ya me amabas antes de la creación del mundo. Padre Justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te conocí, y ellos reconocieron que tú me enviaste. Les di a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me amaste esté en ellos, y yo también esté en ellos ».

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACION DE LOS FIELES

// Celebrante:

La gloria de Dios resplandece en los santos,
su gracia es principio y culmen  
de su perfección evangélica.
Después de haber escuchado la palabra de la vida, 
le ofrecemos nuestra oración,
en Cristo nuestro único mediador,
con la poderosa intercesión del Espíritu Santo. 
Oremos juntos diciendo:
Escúchanos, Señor.
o bien:
Kyrie eleison.

1. Por el Santo Padre Benedicto XVI, peregrino de la unidad y de la paz por las sendas del mundo, para que por la intercesión de la Beata Madre María Isabel Hesselblad, pueda contribuir, con la gracia del Espíritu Santo, mediante su supremo ministerio apostólico a la realización de la oración de Jesús: “que todos sean una sola cosa”.

Oremos.

2. Por la paz y la concordia entre los pueblos que pertenecen  a toda lengua, pueblo nación y cultura hijos del mismo Padre celestial, para que en la comunión de los Santos,  se unan en una sola fraternidad.

Oremos.
o bien:

3. Por las naciones del Norte de Europa, iluminadas por el ejemplo de la noble figura de la Beata María Isabel Hesselblad, hija de la nación de Suecia, para que fieles a sus raíces cristianas y a su tradición cultural, puedan vivir en la concordia y en la paz en comunión  con todos los pueblos de la tierra.  

Oremos.

4. Por los miembros de la Orden del Santísimo Salvador de Santa Brígida que veneran a la Beata Madre Isabel como fundadora de la familia Brigidina, para que en la Iglesia y por el mundo, mantengan viva su presencia, sus virtudes evangélicas, su amor ardiente a Cristo Crucificado, su celo apostólico por la unidad y salvación de todos.  

Oremos.

5. Por todos los necesitados: por los pobres sin techo, los peregrinos, para que en el espíritu de caridad  de la Madre María Isabel, se renueve en la Iglesia la tradición de la hospitalidad caritativa que la hace verdadera familia de Dios, casa abierta para todos los que buscan la verdad y la caridad.

Oremos.

6. Por la unidad de todos aquellos que creen en Cristo y están unidos en un solo Bautismo, para que a través del diálogo  de la verdad  y del amor, expresado en la vida cotidiana, según el ejemplo de la Madre María Isabel, puedan avanzar hacia la plena comunión visible, según el designio de Cristo.

 Oremos.

7. Por todos los que participamos en esta Eucaristía,  gozosos y gratos por la Beata Madre María Isabel Hesselblad, para que reconozcamos que Cristo es el solo santo y la fuente de la santidad, y por medio de Él damos gloria y honor al Padre misericordioso en la unidad del Espíritu Santo.

Oremos.
Celebrante:
Padre misericordioso
te bendecimos y te damos gracias
por el don que diste a la Iglesia
en la persona de la Madre María Isabel Hesselblad,
y te pedimos la gracia de seguir su ejemplo de fidelidad a Cristo.
Y de amor a la Iglesia para que todos reconozcan en ti,
en tu Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo
la fuente de la unidad, de la caridad y de la paz 
que todos ardientemente buscamos.
Por Cristo nuestro Señor. 
Amén.