• italy
  • england
  • spain
  • germany

Oraciònes a Santa Brigida

 

santa brigida

ORACION A SANTA BRIGIDA 

Con el corazón lleno de confianza nos dirigimos a ti, Beata Brígida, para pedirte en estos tiempos de oscuridad e incredulidad tu intercesión a favor de la Iglesia de todos aquellos que están separados de la Iglesia de Cristo. por la clara visión que tuviste de los crueles sufrimientos de nuestro Salvador Crucificado, precio de nuestra redención, te suplicamos obtener la gracia de la fe a cuantos están fuera del único redil, así las ovejas dispersas puedan regresar al único y verdadero Pastor. Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

 

S. Brígida, intrépida en el servicio de Dios, ruega por  nosotros.
S. Brígida, paciente en los sufrimientos y en las  humillaciones, ruega por nosotros.
S. Brígida, admirable en el amor a Jesús y María, ruega por nosotros.

 

Padre Nuestro, Ave, Gloria.

 

La Beata Madre Isabel expresaba su grande amor por S. Brígida: “Para mí la Santa Madre está más cerca que mi propio cuerpo, es un amor que no puedo expresar con palabras, pero siento que si alguien me cortara el brazo, las pies o la cabeza, sería más fácil remover a nuestra Santa Madre que a mi; es como si mi alma estuviera enlazada a ella…”.

Durante su vida fecunda e incansable, irradiaba siempre la luz del Espíritu Santo, no se cansaba no obstante sus continuas enfermedades y la edad cada vez mayor.

Pero la guerra que hizo sufrir a todos los corazones amantes de la paz como el de ella, hizo que exclamara esta oración en un clamor angustioso pero lleno de confianza en Dios:

 

“Recordamos tu promesa, oh Señor, Paz a los hombres de Buena Voluntad,

¡Oh Dios del cual provienen todos los deseos santos, los consejos rectos y las obras justas, da la paz a todos los pueblos del mundo, por el bien de la humanidad y para tu mayor gloria. Así sea!

A las familias, da la paz, oh Señor.

En las Escuelas, da la  paz, oh Señor

En las Universidades, da la  paz, oh Señor.

Entre los trabajadores y patrones, dales  paz oh Señor.

Entre los Reinos y los Gobiernos de todo el mundo, dales la paz oh Señor.

¡A toda la humanidad que Tu creaste, da la paz y amor fraterno, oh Señor!

¡Entre los hombres de Gobierno, da Paz y luz del Espíritu Santo, oh Señor!
Por tu misericordia y amor, te damos gracias.

¡En Ti confiamos,

En Ti esperamos!”. 



ORACIÓN  A SANTA BRIGIDA DE SUECIA

DE LAS MAMÁS CRISTIANAS

 

O Gloriosa Santa, que en tu infancia

Fuiste acogida y educada por tus papás

como un don y sonrisa de Dios en la familia

aiutateci ad accogliere serenamente la vida

con la cual el Señor alegra nuestra familia.

 

Joven Santa Brígida, que en tu primera adolescencia

cultivaste la Palabra del Señor

con la lectura y la escucha fiel

concédenos poder ser para nuestros hijos

los primeros Maestros y Testigos de la Palabra.

 

 Santa Brígida casta, que fuiste al encuentro al matrimonio

con la pureza y don del cuerpo

ayuda a nuestros jóvenes para que aprecien

el don del sacramento nupcial

como lugar de gracia y de pacificación.

 

 

Santa Brígida, Madre fecunda de ocho hijos

que aceptaste el don de la maternidad

conforta nuestro cuerpo en el sufrimiento,

para que sea signo de gracia y resurrección

cuando el Señor lo llama a engendrar la vida.

 

Santa Brígida, ejemplo de firmeza cristiana,

haznos imitadoras de tus virtudes cristianas

en la educación de nuestros hijos

y ayúdanos a darles la ternura humana

y el respiro del Señor.

 

 Santa Brígida, que conociste

las riquezas de la corte real y las atracciones del mundo

de las cuales te retiraste para vivir en la oración

guíanos a una vida sobria y esencial

premurosa para abrirnos al Rostro santo de Dios.

 

 

Dulcísima Santa Brígida,

que conociste la soledad de la viudez

continuando a velar por tus queridos hijos,

sostennos en las pruebas dolorosas,

cuando la tristeza y el miedo nos hagan más frágiles.

 

Santa Brígida fiel, que humilde peregrina

recorriste los senderos de la Europa herida por las guerras,

rembrando la paz y la reconciliación en los corazones

también hoy ayúdanos a leer el momento presente

los signos de la esperanza y el grito de dolor.

 

Amadísima Santa de la Madre Iglesia

por cuya unidad y pacificación

ofreciste la vida el tiempo y la humildad del silencio

ayúdanos a cultivar un sincero amor por los sacerdotes

aún cuando se encuentren inmersos en sus miserias

 

 Tiernísima Santa Brígida,

que deseaste ardientemente ir, peregrina,

a la tierra de Jesús,

acompaña nuestros pasos cansados

hacia las casas de los pobres y las calles de los más abandonados.

 

 Mujer mística, Santa Brígida de Suecia,

que con la profesión de los votos religiosos

te desposaste en las “nuevas nupcias” con el Divino Esposo,

consérvanos en la fidelidad matrimonial

signo de esperanza y resurrección por muchos.

 

 

Santa Brígida de Suecia,

tu que, moribunda, recibiste la última visita

del Divino Esposo, que vino a coronarte,

intercede por nosotros el don altísimo

de una santa muerte entre los brazos de quienes amamos.

 

Amorosa Madre, Santa Brígida de Suecia,

tus restos mortales por la piedad

de tu hija santa Catalina,

fueron llevados desde Roma a la nativa Suecia:

concédenos que nuestros hijos velen nuestro reposo.

 

 

Devota vidente, Santa Brígida de Suecia,

que con el don de las “Revelaciones”

pudiste penetrar en la intimidad del Misterio de Dios,

no te olvides de encender alguna lámpara

que nos oriente en los senderos tenebrosos.

 

En fin,  Gloriosa Santa Brígida,

don de vida, casta adolescente, joven vivaz,

esposa fiel y madre fecunda

viuda fuerte, peregrina de esperanza,

devota vidente, Esposa de Cristo

 

RUEGA POR NOSOTROS

 

                  P. Cristóforo M. Bove, OFM Conv.